Decirme, viento insubordinado

marzo 9, 2009

Decirme, viento insubordinado

que viaja entre la multitud,

desentraña las ramas de los árboles

y espía prolijamente las praderas;

¡Viento! Contarme, tú que aspiras

a ser vigilante sucesivo de la humanidad,

que empujas el cauteloso entrar

magnánimo de la oscuridad en la vida

nocturna de los desesperados, y

cuan suave palma acaricias los

tobillos de hermosas mujeres cuando

se encuentran en el sueño:

¿Cuál será el negro desenvolvimiento

de la humanidad?

No es oscura en realidad su negrura,

¡que tu respuesta genera

más incógnitas, y mis preguntas

multitudinarias cuestiones en la fila

de la interrogación!

Atolondrado es mi pensar al

cuestionarte a ti, que

sólo observas el suceder histórico

del entorno, si el negro tiene

claridad o el blanco oscuridad

— la óptica del metal

genera tergiversaciones visuales

que azoran el mal color

del entorno—, pues tus partículas

son parte del acontecimiento y,

en cuanto tal, forman parte del gentío.

¡Ah! Sabrás, Moléculas-consolidadas

en-un-solo-elemento, la banalidad de mi pregunta,

pues a tijerazos la muchedumbre partirá

el hilo que ha privado al hombre volar,

a la par, contigo.

Humberto Ankli López Amida

Regresar a Principal

Anuncios

One Response to “Decirme, viento insubordinado”

  1. Selma Says:

    Cuantos secretos lleva el viento.
    ¡pobre, con que cantidad de cosas le toca cargar!

    un beso y un abrazo Paco de mi alma y de mi corazón


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: