[Sin título], por Antonio García

junio 17, 2009

¿Quién me robó la libertad? Me pregunto
en esta hora ¿de la noche; del día?
¿De la noche-tiempo, del tiempo-día?
¿Quién fue el ladrón que,
acechando sus pasos ligeros como el viento,
me robó la tibieza de su cuerpo,
el perfume de mi pueblo?
¿Quién fue? Pregunto a grandes voces
y a grandes voces, insistiendo,
enlisto al sospechoso:
¿Fue el ladrón de pies ligeros y ojos acechantes?
¿El alcohol? ¿El soborno? ¿O, fue la droga?
¡No fue nadie, señor. Fue la vida!
Contestan los taimados policías, solapándose entre
ellos.
¿Quién fue? Insisto nuevamente a grandes voces
¿Quién me robó, libertad, tu bendito aroma
de cama fresca, de cama tibia?
Ellos callan y bajan la cabeza.
¡No fue nadie-señor-fue la vida!
Me contesta agresivo
un grupo de taimados policías.
Y yo sonrío: me río frente a ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: